Vol. 1 Núm. 1 (2020)

Florence Nightingale

Millones de bombas caen desde un cielo invisible; millones de estallidos ensordecedores inundan cualquier posibilidad de silencio reconfortante, pacifico.  Millones de humanos heridos, fragmentos de su piel desgarrados, fracciones de su cuerpo regados por oscuros rincones; sueños acabados, hundidos en el fango de la muerte. Al final de cada batalla, o en medio de ella, solo se escucha, entre el intersticio de las explosiones voces que claman ayuda, solicitan angustiosamente auxilio, una mano que los salve, una mano que los alivie. 

Presos de dolor, que clava sus colmillos en la carne inocente, reposan heridos en los pabellones, acostados en camas frías, indiferentes de los cuerpos que soportan. Y también en los pasillos se escucha el clamor débil de los que sufren. Pero en un instante, en un momento inesperado, el silencio inicia su recorrido, un silencio vestido de mujer, un silencio que porta un candil, que traslada consigo la flama sensible de una madre o esposa o hermana o todas ellas en forma de una enfermera que solo busca, mientras otros duermen o destruyen, disminuir sensiblemente el sufrimiento de quienes anhelan paz… tranquilidad.   Escrito por: José Andrés Chaves Acosta

Publicado: 2020-10-22

Editorial

Artículos Originales

Artículo de experiencias de cuidado en enfermería